El día que me quede sin trabajo ¿Y ahora qué?

El día que me quede sin trabajo ¿Y ahora qué?

El día que me quede sin trabajo ¿y ahora que?

Pedro y Santiago son compañeros de trabajo, ambos son esposos y padres de dos hijos, y los dos han sido despedidos de la empresa para la que trabajaron por casi diez años.

Están sorprendidos, ellos se sentían seguros de su trabajo, nunca se imaginaron que algo así les pudiese suceder.

LEER TAMBIÉN: 

La actitud lo cambia todo

Lo que cada uno hará después de recibir este duro golpe, será lo que hará una diferencia:

Pedro llega a su casa y le cuenta la mala noticia a su esposa.

“¿Qué piensas hacer?” —le pregunta ella.

“No lo sé —responde él—, voy a sacar cuentas y a pensar con quién puedo hablar para que me ayude a encontrar un nuevo empleo.”

Su esposa le pregunta: “¿Y por qué no aprovechas para descansar?”

A lo que él responde: “Es verdad, voy a descansar unos días, así tendré tiempo para analizar la situación.”

La diferencia entre estar sin trabajo y buscar trabajo

Santiago también llega a su casa y le cuenta la mala noticia a su esposa. “¿Qué piensas hacer?” —le pregunta ella.

“Buscar trabajo” —responde él—, ya le dije a dos vecinos que me encontré antes de llegar aquí y uno de ellos me dijo que le enviara mi hoja de vida; se la enviaré después de cenar, llamaré a todos mis amigos para decirles que me ayuden, y mañana saldré temprano a buscar empleo.”

Su esposa le pregunta: “¿Y por qué no aprovechas para descansar ahora que estás sin trabajo?”

Santiago le responde: “Porque no estoy de vacaciones. Ahora, mi trabajo es buscar trabajo.”

Al día siguiente, Pedro se queda en su casa, intentando racionalizar por qué lo despidieron: ¿Por qué a mí? ¿Será por mi edad? ¿Será porque no hice aquel curso de capacitación?  ¿Será por la crisis? ¡Será que hice algo mal y no lo sé? ¿Y ahora qué puedo hacer?

Bueno, lo primero que tengo que hacer es reducir gastos.

 

Hacer lo mismo con otro enfoque

Al día siguiente, Santiago sale de su casa temprano, entrega su hoja de vida en dos empresas y se va a una empresa en la que trabajó antes, a ver si puede hablar con su antiguo jefe.

Mientras va, intenta racionalizar Por qué lo despidieron: ¿Por qué a mí? ¿Será por mi edad? ¿Será porque no hice aquel curso de capacitación?  ¿Será por la crisis? ¿Será que hice algo mal y no lo sé? ¿Y ahora sin trabajo, qué más puedo hacer?

Bueno, lo primero que tengo que hacer es reducir gastos.

Pedro, decide con su esposa hacer un nuevo presupuesto y no usar más las tarjetas de crédito.

Para no gastar dinero él tratará de encontrar trabajo por internet y por teléfono.

Mientras está en casa, empieza a cuidar que los niños no enciendan el calentador para bañarse y que no tomen duchas tan largas.

También empieza a preocuparse porque no se malgaste la comida y que no se enciendan los acondicionadores de aire.

Todo esto empieza a traerle problemas con su esposa.

Santiago, decide con su esposa hacer un nuevo presupuesto y no usar más las tarjetas de crédito, y además, usar las redes sociales por las noches para buscar empleo.

Así que lo primero que hace es un post donde le informa a sus contactos de Facebook e Instagram que está sin empleo, y un mensaje que envía por SMS y por Twiter.

Los posts y mensajes los renueva semanalmente, para que sus contactos sepan que sigue sin trabajo.

Varias personas, incluso algunos desconocidos, le piden su hoja de vida.

Dos semanas después, Pedro ha enviado unas cincuenta hojas de vida a empresas y a algunos amigos que él sabe que pueden ayudarlo, porque tienen puestos de gerencia en algunas empresas; así cree que optimiza sus recursos.

Ahora sólo tiene que esperar a que lo llamen.

Dos semanas después, Santiago ha dejado y enviado por correo unas quinientas hojas de vida, y todos los días sale con la meta de dejar seis hojas de vida en seis empresas y establecimientos.

Santiago sabe que mientras más grande sea la red de contactos, es más probable que consiga empleo.

 

La motivación como impulso

Ya ha pasado un mes y Pedro está muy desmotivado, los gastos continúan comiéndose los ahorros y ahora tiene problemas con su esposa.

Él siente que estorba en su propia casa, al estar sin trabajo.

Ya ha pasado un mes y Santiago no ha encontrado trabajo.

Ahora piensa: “¿Qué más puedo hacer?”

Después de pensar un poco dice: “¡Ya sé! Puedo mejorar mi hoja de vida si hago un curso de capacitación.”

Así que Santiago encuentra un lugar donde dan cursos gratuitos de capacitación para personas desempleadas y en eso ocupa unas horas de la semana.

En las otras horas, continúa dejando hojas de vida; pero ahora es menos exigente y las deja en negocios como panaderías, restaurantes, supermercados, y cualquier otro que se le atraviese.

Ya han pasado dos meses y nadie ha llamado a Pedro.

Su estresante situación lo ha ido cambiando: ahora tiene síntomas como angustia, irritabilidad, mal humor, insomnio, disminución del apetito y pérdida del entusiasmo.

Ya han pasado dos meses y Santiago no ha encontrado trabajo.

Ahora se pregunta: “¿Qué más puedo hacer? —y piensa—: ¡Qué tonto he sido!” De inmediato, hace un video de sí mismo hablando sobre sus habilidades y diciendo que busca un empleo.

Comparte su video en sus redes sociales y obtiene muchos ‘me gusta’ y ‘compartir’ de sus amigos.

 

POR SI TE LO PERDISTE:

 

Quince días después vuelve a hacer otro video en el que dice que ya ha terminado el curso de capacitación y que necesita ayuda para encontrar empleo; lo hace con buen humor para no dar la impresión de que está dando lástima, aunque en realidad está desesperado.

Tres meses después de haber sido despedido, Santiago encuentra un empleo, no es la gran cosa, pero es un ingreso.

Tres meses después de eso, lo llaman de una empresa con mejores condiciones laborales; así que Santiago acepta y se cambia de trabajo.

Ya han pasado nueve meses y Pedro no ha encontrado un empleo, está pensando en irse a vivir con su madre; porque tiene muchos problemas con su esposa.

Pero en ese momento, lo llama Santiago, su antiguo compañero de trabajo; para decirle que en la empresa en la que él trabaja necesitan a alguien como Pedro.

¡Por fin Pedro empieza a trabajar!

Si buscas trabajo, no lo dudes, ¡Contáctanos! Somos expertos en reclutamiento personal entra a www.webtalento.com

Valora éste artículo con 5 estrellas y seguiremos brindándote contenido valioso.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)

Cargando…

JOB SOLUTIONS:  Su agencia de reclutamiento personal en Guatemala

By |2018-11-02T16:06:21+00:00febrero 23rd, 2018|0 Comments