¿Ha cambiado la forma de buscar trabajo?

¿Ha cambiado la forma de buscar trabajo?

Buscar trabajo es una de las actividades que más cambios ha sufrido en los últimos tiempos.

Tanto es así, que atrás quedan esas “guías para superar una entrevista” tan encorsetadas, o esos consejos sobre cómo elaborar un currículum.

Y es más, los canales tradicionales ya no sirven: el periódico, la entrega del CV empresa por empresa, el envío de cartas de presentación a las empresas de nuestro sector de la A a la Z… todo eso, ya no sirve.

 

DEBERÍAS LEER:

webtalento

 

 

Nuevos canales para encontrar tu empleo ideal

Una de las primeras cosas que notamos es el cambio de tendencia en los canales utilizados para buscar trabajo.

Hace ya años que el entorno online se ha transformado en la referencia principal para acceder a las ofertas de trabajo, pero estamos inmersos en una nueva forma evolucionada.

Este año va a suponer un comienzo del cambio en la forma de buscar trabajo.

Las redes sociales cobran un especial protagonismo, pero ya a niveles profesionales.

Nuestra “huella” laboral ya no está limitada a nuestro currículum (que por cierto pasa a tener una menor relevancia como veremos más adelante) sino a todo nuestro historial presente en las redes sociales como linkedin.

La gran ventaja es que ahora nuestra carrera es un organismo vivo, que se compone no solo de nuestros estudios o experiencias laborales pasadas.

 

Tendremos que tener en cuenta factores que antes no existían, como nuestra colaboración social, el interés que tomamos en determinados aspectos de la sociedad, los contactos que poseemos en las redes…

En definitiva, nuestra imagen ya no solo se resume en un par de folios impresos.

Y por supuesto, los canales donde buscamos empleo están cambiando rápidamente.

Es más interesante seleccionar aquellas empresas que coinciden con nuestra filosofía y preferencias, presentando nuestra candidatura no necesariamente a un puesto concreto.

Es decir, ahora se trata de establecer vínculos con las empresas con las que nos sentimos identificados, en vez de andar a la “caza” de un puesto concreto, siendo la empresa algo secundario.

Es por ello que redes como twitter empiezan a ser una gran aliada en nuestra búsqueda.

Ser una persona activa y participativa en el debate social, aportar ideas y opiniones, seguir lo que dicen los gurús de la empresa que nos atrae más… todo eso forma ya parte de la nueva búsqueda de empleo.

El mejor candidato es mucho más humano en el nuevo año

Pero no solo son los canales de empleo los que han cambiado.

La forma en la que abordaremos un proceso de selección prácticamente no tiene nada que ver con lo que ocurría hace 10 años.

Hay que olvidarse de esas guías sobre “qué responder” o “qué gestos hacer” en una entrevista.

El proceso de selección es ahora mucho más natural y fluido.

Esto es debido principalmente a dos poderosas razones:

  • Mayor cantidad de información del candidato: Los procesos de selección cuentan ahora con mucha más información de las personas que desean acceder a la empresa a través de una oferta concreta o en general. Eso permite que muchas de las cuestiones planteadas en una entrevista estén ya resueltas de antemano.

 

  • Mayor efectividad de los procesos de evaluación psicológica: Ya no es necesario tratar de averiguar con numerosas preguntas más o menos artificiosas el tipo de persona que es el candidato. Por el contrario, las nuevas metodologías entienden que se debe dejar espacio a una relación tranquila y cordial, fomentando que ambas partes (evaluador y evaluado) se comporten de manera normal. De esa forma se determina con mayor exactitud la viabilidad del entrevistado.

No solo ya no es recomendable estudiarse una batería de preguntas y sus respuestas “ideales”, sino que resulta contraproducente.

Si en algún momento damos la sensación de estar mintiendo o de tratar de ocultar cosas, es más que probable que los evaluadores detecten una falta de confianza en el proceso y en la empresa, y eso puede ser un motivo para descartarnos.

Y es que realmente debemos alegrarnos por esta nueva tendencia, mucho más cercana y amistosa que los viejos modelos de entrevistas evaluadoras.

El consejo aquí es tratar de ser uno mismo, sin artificios, llevar mucho optimismo y tratar de mostrarnos tal y como somos.

Es por ello que una entrevista no se prepara.

Lo que hay que preparar es la mente y la forma en la que pensamos y afrontamos las cosas.

Tengamos también en cuenta que muchos evaluadores se sentirán complacidos si tenemos una buena base ética.

El participar en eventos solidarios, defensa del medio ambiente, de los derechos humanos o de los animales, en la defensa de políticas sociales… puede ser un buen indicativo de que somos personas consecuentes, comprometidas y fiables.

Recordemos que las redes sociales como Linkedin o Facebook tienen posibilidad de añadir esta información a nuestro perfil.

 

LEE TAMBIÉN: 

productividad en el trabajo

 

 

Destacar al buscar trabajo y obtener el puesto

Recordemos que nuestro valor laboral está ahora elaborado por un conjunto de factores, no solo las habilidades profesionales.

Si queremos destacar y llamar la atención positivamente, hemos de cuidarlos todos.

Lo primero es tener muy en cuenta que el viejo currículum ha sido superado por el nuevo.

¿Quiere decir esto que ya no es necesario? No, quiere decir que es un factor más, donde antes era casi el único.

Para destacar hemos de tener en cuenta que los aspectos negativos de nuestra personalidad hay que mejorarlos previamente. No se trata tan solo de saber más que los demás, se trata también de ser una opción muy interesante a nivel humano.

Si nos enfadamos con facilidad, hemos de tratar de corregirlo.

Pero no se debe mentir en la selección.

Si tenemos un defecto, hay que decirlo si es relevante y nos lo preguntan directamente.

Además, es deseable evitar las exageraciones o los falsos excesos de entusiasmo que pueden aparecer con gran facilidad en una entrevista.

Tratar de ser como somos, con buen humor y optimismo, es la mejor opción.

Es una buena idea asegurarse el dormir bien los días previos a un encuentro laboral, comer equilibrado y tratar de ser positivo, tener energía y confianza.

Recordemos siempre que nuestro interés está más en la empresa que en el puesto.

Conocer su filosofía, sus gurús, sus acciones y mensajes en las redes sociales… en definitiva, dar la imagen de que nos encanta la empresa es una de las mejores bazas que poseemos.

Por eso es recomendable tratar de establecer un vínculo con aquellas compañías que más nos atraen.

 

Confianza, formación y experiencia

En las nuevas formas de buscar trabajo hay cada vez más espacio para la persona.

Aquellos que entiendan este hecho tendrán un éxito laboral mayor que quienes estén anclados en ideas ya arcaicas.

El éxito de encontrar trabajo pasa por formación continua, la confianza en uno mismo, la experiencia no solo laboral, sino también como personas, y la capacidad de unir fuerzas con nuestro equipo.

Todo esto es necesario cultivarlo día a día.

Antes, durante y después de encontrar el puesto trabajo.

 

Buscar trabajo puede ser complicado pero con Job Solutions es muy sencillo.¡Conéctate a nuestra red! Click aquí, Somos expertos en reclutamiento personal.

 

Valora éste artículo con 5 estrellas y seguiremos brindándote contenido valioso.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

JOB SOLUTIONS:  Su agencia de reclutamiento personal en Guatemala

By |2018-11-02T15:20:16+00:00enero 4th, 2018|0 Comments